… Entonces deberías saber esto:

Vivimos creyendo que las cosas que nos suceden son obra de la casualidad o mala suerte y esto no es así.

Recientemente se ha comprobado en el campo de la ciencia, que vivimos en dos tiempos, un tiempo perceptible por nuestro consciente y otro no perceptible llamado tiempo nulo que actúa a través del inconsciente.

Se sabe a través de imagenología médica que nuestro cerebro recibe informaciones 0,5 segundos antes de que nosotros tengamos consciencia de esto.

¿Entonces quién da la información al cerebro antes que tengamos consciencia de que existe? Estamos conectados a dimensiones que desconocemos conscientemente, y que son las que van creando los pensamientos que luego nos inducen a la acción. A esta influencia la ciencia la llama inteligencia inicial, y el común de la gente la llama Di-s, nadie sabe dónde está, ni de donde viene, pero inconscientemente sabemos que está ahí en algún lugar.

Lograr que esa inteligencia inicial (llamada energía) procese para nosotros realidades buenas, seguras y llenas de armonía y paz “¡¿No es esto algo maravilloso?!”. La creación y la actualización de futuros es una seguridad. 

De acuerdo a como piensas es como vivirás.

No hay pues nunca una predestinación, puesto que un futuro puede “expulsar” a otro instantáneamente, con sólo modificar el pensamiento. Para simplificarlo, diremos que el cuerpo energético (dominado por nuestra mente) es capaz de desplazarse muy rápidamente y de volver a yuxtaponerse al cuerpo físico con informaciones vitales que el agua de nuestro organismo transmite por todo el cuerpo para hacernos vivir. Esta “actualización” instintiva es personal. Depende de cada uno, de la proyección de nuestros deseos e intenciones. Debido a la diferenciación de los tiempos, el inconsciente es en realidad un consciente memorizable pero en instantes tan rápidos que siempre parece fuera de nuestra conciencia.
Sin embargo, modifica instantáneamente nuestro presente.                                                                                                              

El equilibrio de la mente sólo es posible junto a la fuerza emocional que sostienes. El uno no funciona sin el otro. El desdoblamiento del tiempo es una noción que era conocida antiguamente, y que hoy en día es científico y tiene que ver con la teoría de la relatividad El concepto es sencillo “no pienses en hacer al prójimo lo que no te gustaría que el prójimo piense en hacerte a ti”.


Esto es la teoría del desdoblamiento, puesto que el pensamiento fabrica en un tiempo nulo la consecuencia de mi pensamiento futuro, esa consecuencia es un futuro potencial disponible para toda la humanidad. Por tanto debemos tener mucho cuidado para no tener que enfrentarnos a consecuencias peligrosas, ya que esto es un principio vital, que está activo permanentemente. Se ha probado científicamente que tenemos la capacidad de conocer las cosas, antes de conocerla conscientemente, esto significa que existe un tiempo nulo, ese tiempo nulo es el mundo sin razón, nuestro hemisferio derecho maneja la espiritualidad, la percepción y la dimensión espacial, para activarlo se utiliza el simbolismo, la ofrenda que estamos ofreciendo es para este fin, su simbolismo induce a la modificación del pensamiento por medio del arrepentimiento (el reconocimiento de nuestras fallas).

Entonces, ¿qué esperas? piensa bien y verás cómo todo estará bien. Para esto no se deben agregar pensamientos, sino corregir los que ya existen, y esto se corrige perdonando todo aquello que te perturba. No es un acto de confesión, sino una reflexión para descubrir los errores de nuestro pensamiento. Sí lo haces, tendrás la seguridad que tu vida transcurrirá en otro espacio, en otra dimensión. Anular una dimensión, es modificar pensamientos.

Para asegurar la vida, nada mejor que recordar esta fórmula:

Habla…

                       solo si oyes el doble!